Por qué los vapers son un residuo electrónico peligroso

El auge de los vapers y su impacto ambiental

¿Qué sabemos sobre los vapers o cigarrillos electrónicos, estos dispositivos que cada vez son más populares entre la ciudadanía? Estos aparatos, aunque para muchos se consideren modernos y prácticos, si no se gestionan correctamente (como es muy habitual), tienen un impacto muy negativo en el medio ambiente.

Vaper de un solo uso abandonado en una playa de Sant Josep de sa Talaia

Los plásticos usados en los cuerpos de los dispositivos de vapeo no se reciclan en el contenedor de envases de plástico debido a los metales pesados de su componente electrónico y al tabaco que contiene, lo que los convierte en desechos peligrosos

Tipos de Vapers: MODs y PODs

Los vapers vienen en diversas formas y tamaños, destacándose principalmente los MODs, con un diseño similar a una petaca, y los PODs, más compactos y de menor potencia. Independientemente de su tipo, todos funcionan con baterías, convirtiéndolos en residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) cuando su vida útil llega a su fin.

¿Cuáles son los desafíos de los vapers desechables?     

Los vapers desechables se han vuelto muy populares por su facilidad de uso. No obstante, su vida limitada plantea un desafío en cuanto a su disposición final. Estos dispositivos, que la mayoría son de un solo uso, también contienen compuestos químicos y metales pesados como mercurio, plomo o cadmio, que son dañinos si no se gestionan adecuadamente contaminando su alrededor. 

Los productos eléctricos y electrónicos contienen una larga lista de componentes que son perjudiciales para la salud de las personas y para el medio ambiente al descomponerse y degradarse: mercurio, berilio, cadmio, retardantes, etc. Es decir, una gran cantidad de metales pesados, toxinas y productos químicos. Si son abandonados estos productos pueden afectar a la salud de las personas, al agua, al aire, etc., por ello deben reciclarse y separarse correctamente.

Si se gestionan correctamente, también ofrecen una oportunidad de reciclaje. Sus componentes, como el acero inoxidable, aluminio, latón y plásticos, pueden ser recuperados y reutilizados en la fabricación de nuevos productos. Ahora bien, cabe recordar que en ningún caso deberán ir en ninguno de los contenedores amarillo ni gris.

Los materiales son finitos

También necesitamos ser conscientes de la exclusividad de los materiales que componen los aparatos electrónicos, ya que muchos son recursos escasos y muy costosos de extraer en la industria minera, lo que convierte los vapers en un objeto que tiene un coste de ambiental muy elevado por el la poca vida útil que tiene (sobretodo los de un solo uso).

¿Qué hacemos con los vapers para que se puedan recuperar sus componentes?

Desde Sant Josep Recicla, te recomendamos algunas vías para hacer del vapeo una actividad más sostenible

  • No vapear: El mejor residuos es el que no se produce. Si no vapeas, no generas residuos de vapeo.
  • Utiliza vapers reutilizables: En caso de vapear es mejor decantarse por vaper recargables y reutilizables, ya que tienen una vida útil más elevada.
  • Devolverlos en el punto de venta (hay estancos y tiendas que disponen de contenedores especiales para su gestión).

Punto de recogida de vapers en un estanco del municipio de Sant Josep de sa Talaia

  • Llevarlos a deixallerias, ya sean móviles o fijas, para su correcta gestión, junto con otros RAEE. Consulta la deixalleria más cercana a ti en deixallerieseivissa.com o acércate a la deixalleria móvil de Sant Josep, en el Párquing de Cas Vildo, los sábados de 9h a 14h.

Tomar conciencia sobre los RAEE

Los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) incluyen dispositivos que funcionan con electricidad o baterías. Son especiales porque contienen sustancias contaminantes y tóxicas como mercurio y cadmio. Estos residuos pueden dañar la salud y el medio ambiente si no se gestionan adecuadamente.

La Ley de Residuos exige que los residuos de aparatos electrónicos (RAEE) se lleven a puntos específicos de recogida, como las deixallerias, y no se deben tirar con la basura común o abandonar en la naturaleza.

Los RAEE, como los vapers, requieren de una gestión especial debido a sus componentes contaminantes y su potencial de reciclaje. No se deben tirar en la basura convencional, en el contenedor de rechazo ni cualquier otra fracción, sino llevarlos siempre a puntos de recogida específicos para evitar la contaminación del medio ambiente y aprovechar sus materiales.